La nieve ralentiza la actividad en un campo que se prepara para el abonado y los herbicidas



Las nevadas de este fin de semana le han venido casi perfectas a la mayoría de los cultivos de Castilla y León, aunque hasta que se vaya la nieve reinará la tranquilidad durante unos cuantos días. “La nieve siempre viene bien. es el mejor agua que puede caer”, respalda Paco Vilches, gerente de Agro Valladolid.


El agricultor cerealista ya espera el momento de tirar el abono de cobertera en las fincas; una fertilización que en el caso de las colzas deberá ir acompañada de azufre, según recomienda Vilches.


Tampoco hay que perder de vista los tratamientos herbicidas. El experto de Agro Valladolid advierte de que abunda ya el el bromo debido a que llovió después de sembrar el cereal, de manera que las tierras no habían purgado antes de la sementera. En la misma aplicación habrá que tratar contra las adventicias de hoja ancha y el vallico.


El remolachero está planificando la campaña: cuanto va a sembrar, con qué variedades y en preparar las parcelas para que todo esté listo en febrero.

Apenas hay trabajos en viñedo, excepto el viticultor que aplica sellante en los cortes para evitar posibles enfermedades de madera.


El arranque de la zanahoria también ha sido interrumpido por las heladas, ya que la hortaliza se rompe al sacarla. Solo algunas protegidas con manta resisten al manipularlas.

En cuanto a los forrajes, Vilches reseña que la parada vegetativa en la que están las alfalfas -casi inexistente en los últimos años- hace posible aplicar herbicidas.