Todos los cultivos agradecen las últimas lluvias, aunque hay que prevenir enfermedades

Actualizado: hace 4 días

“El campo está muy bien”, sentencia satisfecho Paco Vilches, gerente de Agro Valladolid Soaga. Los muchos kilómetros que hace cada día revisando cultivos le sirven para llegar a esa conclusión. Se nota, respecto a hace un mes, que las lluvias han revitalizado las parcelas de Castilla y León, que semanas atrás reclamaban humedad con urgencia. “El agua es siempre bien recibida. En mayo es oro, es imprescindible”, añade satisfecho porque no ha caído piedra.


Está, además, haciendo buena temperatura. Los cielos nublados mitigan unas subidas desorbitadas del termómetro. Todo bien así.


El agricultor se dedica estos días sin descanso a tratar los cereales contra los hongos y a aplicar herbicidas de postemergencia en las remolachas. Revisan garbanzos y lentejas en previsión de rabia (mildiu). Las temperaturas suaves y una humedad abundante hace necesario estar alerta, según advierte Vilches.


También los guisantes pueden verse afectados en caso de descuido. Las patatas están muy sanas, con unas fincas en las que ya superan los treinta centímetros de altura y otras en las que están naciendo ahora.


Es el momento de fumigar el viñedo contra oídio y, muy pronto, habrá que hacer lo propio en la adormidera para evitar el mildiu, avisa el gerente de Agro Valladolid Soaga.


La zanahoria bajo manta está en óptimas condiciones. El horticultor siembra ahora la tardía.